Por favor, no dejen de soñar, no dejen de estar atentos. No abandonen sus ideales.

No se olviden de mí. Tírenme encima todos sus colores y sus formas, enrriquézcanme con sus artes, cobíjense en mis sombras.

Defiendan mi alegría de la gris mediocridad que me pretende.

Soy su morada, abierta, libre, sin propiedad privada alguna.

Sigan desparramando sobre mí su cratividad e imaginación.

Sé que me aman, yo también a ustedes.

Buenas fiestas,

Su parque.

Anuncios